ONG presentan balance de fallo que despenalizó el aborto en tres circunstancias



“Por medio de una ecografía, Yolanda supo que su bebé nacería con una malformación genética que le impediría llevar una vida normal y tranquila. Por esta razón, solicitó la interrupción del embarazo a su EPS”…

Por: Ámbito Jurídico 

Por medio de una ecografía, Yolanda supo que su bebé nacería con una malformación genética que le impediría llevar una vida normal y tranquila. Por esta razón, solicitó la interrupción del embarazo a su EPS, donde le dijeron que solo podían practicarla si existía una orden judicial. El juez de primera instancia alegó objeción de conciencia y, cuando el caso llegó a la Corte Constitucional, su embarazo ya tenía 32 semanas. A Yolanda le realizaron una cesárea de urgencia y el bebé falleció a los cinco minutos del nacimiento.

Este relato hace parte de los testimonios recopilados por  la ONG Women’s Link Worlwide, en el marco del sexto aniversario de la Sentencia C-355 del 2006, que reconoce el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en tres circunstancias: grave peligro para la vida o la salud de la madre, violación o inseminación no consentida y malformaciones del feto que hagan inviable su existencia.


Junto con otras organizaciones defensoras de los derechos de la mujer, la entidad analizó los obstáculos y avances de esa decisión.

Aunque el derecho a la IVE es de obligatorio cumplimiento, los ataques en su contra han sido múltiples, advirtieron las organizaciones. Entre ellos, destacaron la suspensión provisional del Decreto 4444 del 2006, que reglamentó el procedimiento, y el intento de reforma constitucional para proteger la vida desde la concepción.

Sin embargo, en opinión de estas ONG, la Corte Constitucional ha sido clave en la defensa del derecho a la IVE, mediante el establecimiento de reglas claras, que buscan garantizarlo.


En Conversación con ambitojuridico.com, Mónica Roa, representante de Women’s Link Worlwide, sostuvo que aunque se ha avanzado en matera jurídica, aún existe una especie de “cacería de brujas” en contra de quienes  buscan practicarse una IVE.

“La idea de despenalizar el aborto es que las mujeres puedan tener un procedimiento seguro, que conozcan sus derechos y puedan acceder a ello. Algunas instituciones públicas han fortalecido su trabajo para la implementación de la norma, pero persiste la estigmatización de algunas instituciones, como los pronunciamientos que ha hecho la Procuraduría, el Partido Conservador, entre otros”, señaló Roa.


Las conclusiones


De acuerdo con el estudio elaborado por las ONG, los siguientes son algunos avances y obstáculos en la práctica de la IVE:


Fortalecimiento institucional


Algunas instituciones públicas han fortalecido su trabajo para la implementación de la Sentencia C-355, como la Dirección de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud, la Delegada para la Atención en Salud de la Superintendencia Nacional de Salud, algunas personerías locales y secretarias de salud territoriales, entre otras.

Capacitación y sensibilización


El Ministerio de Salud y la sociedad civil han realizado jornadas de sensibilización y capacitación sobre el marco constitucional de la IVE, con funcionarios públicos y prestadores de salud.


Cambio cultural


Ha habido un cambio cultural que ha posicionado la IVE en la agenda pública y ha permitido que generadores de opinión apoyen este derecho.


Debilidades de operadores de justicia


Persisten los problemas con los jueces de tutela, que no conocen el marco constitucional de la IVE y/o fallan desconociendo los derechos fundamentales de las mujeres.


Estigmatización y acoso


La estigmatización continúa siendo fuerte. Las posiciones de la Procuraduría General de la Nación y el acoso y persecución de los grupos “anti-derechos” han amedrentado a funcionarios públicos.


Indebido uso de la objeción de conciencia


La objeción de conciencia institucional continua siendo usada para entorpecer el acceso de las mujeres a una IVE, especialmente por parte de entidades confesionales.


Acceso a la IVE para niñas y adolescentes


Las niñas y adolescentes siguen sufriendo el desconocimiento de su capacidad de decidir si interrumpen o no su embarazo cuando se encuentran en las circunstancias establecidas por la Sentencia C -355.